Industria 4.0

Internet of things es un concepto muy actual. Representa la extensión de lo que conocemos como Internet pero aplicado a “cosas” y lugares del mundo físico. Se trata de la voluntad de interconectar cualquier tipo de maquina, persona, lugar, evento…

Internet of things se propaga al mundo real mediante la asociación de las etiquetas digitales que llevan los códigos, etiquetas RFID o URL a objetos o lugares. Estas etiquetas pueden ser leídas por dispositivos inalámbricos móviles, tales como routers GSM, 3G, 4G, lo que fomenta el desarrollo de la realidad aumentada, pudiendo crear “ciberobjetos”.

De esta forma dotamos a los objetos físicos de una inteligencia virtual individual, consiguiendo que gradualmente se conviertan en actores autónomos plenos en nuestras organizaciones complejas, al igual que los seres humanos que ya están en la Web 2.0 actuales, de manera que sean capaces de percibir, analizar, reaccionar a eventos y actuar por sí mismos en los contextos de proceso en el que se incurren, sin la necesidad de la supervisión humana.

Comienza a ser viable en la actualidad ya que los equipos de red y los servicios inalámbricos han disminuido drásticamente en los costes y la cobertura, la velocidad y la capacidad han aumentado.

Esta tecnología es aplicable a innumerables ámbitos en nuestro entorno cotidiano, como puede ser en vehículos, mercancías, elementos urbanos y todos aquellos que precisen de ser administrados o controlados.

Un ámbito de aplicación muy interesante es, por ejemplo, en el sector del transporte y la logística, ya que las mercancías son capaces de comunicar su ubicación y estado, lo que permite el seguimiento de paquetes en tiempo real.

Por otra parte, para un completo desarrollo de este Internet of things, además de los sensores ubicados en los objetos, es necesaria una red de comunicaciones máquina a máquina (M2M, machine-to-machine) y una interfaz de control web en la nube, de forma que, una vez conectado un nuevo dispositivo, se cree un nuevo campo en la interfaz asociada. Esto proporciona acceso en línea a controlar las funciones de los objetos.

La interfaz hace que sea muy fácil de configurar desencadenantes de los mismos, por ejemplo, el control de la temperatura de la mercancía en el interior del camión en línea o a través de SMS. Todas las funciones de la web se ofrecen a través de una API, por lo que los desarrolladores pueden acceder a todas las funcionalidades de su software.

Sin duda, esta nueva forma de interconexión de objetos es una revolución en curso, de forma que en la próxima década la vida cotidiana tal y como la conocemos va a sufrir una transformación, facilitando la gestión de cualquier hogar o empresa y consiguiendo optimizar los recursos al máximo, al poder disponer de plena información en tiempo real y simultánea de objetos en cualquier ubicación o estado.

 

17 mayo, 2017

IoT – Internet of things

Internet of things es un concepto muy actual. Representa la extensión de lo que conocemos como Internet pero aplicado a “cosas” y lugares del mundo físico. Se trata […]