Aplicaciones maliciosas

Virus, Malware, Spyware, Troyanos y un largo etc… Llevamos años escuchando acerca de estas palabras dentro del mundo informático y laboral… Nos recomiendan instalar todo tipo de programas de seguridad: antivirus, antimalware, antispyware y por si acaso el mejor firewall para que los dispositivos de nuestra casa o negocio queden siempre bien protegidos de los “malhechores”

Protégete pero…

Los programas de seguridad en el mundo cibernético de hoy son de vital importancia, pero hay veces en las que tanta protección puede volverse un tanto desesperante para el usuario, ya que para estos programas como su buen nombre indica, la seguridad es lo primero. Esto significa que todas las tareas que el usuario realice con su dispositivo serán supervisadas con lupa (como cuando entras a un banco y sabes que tus movimientos están vigilados por decenas de cámaras de seguridad), de manera que cualquier acción que no entre dentro de los parámetros del programa será alertada con diferentes mensajes de seguridad.

El hecho de protegerse es en sí una gran acción, pero se debe seleccionar el tipo de programa de seguridad adecuado para evitar ralentizar en la medida de lo posible la tarea diaria del usuario.

Prevenir antes que curar

Además de la protección, la acción de prevenir debe ser el primero de los puntos que se tiene que considerar para evitar ser infectado por aplicaciones maliciosas. Una buena prevención es la mejor de las curas. A continuación mostraré algunas medidas de seguridad básicas que debes tomar tanto si utilizas un PC o dispositivos como Tablet o Smartphone:

1. Mantén actualizado tu sistema operativo.

Los virus y los malwares están diseñados para buscar las vulnerabilidades de tu sistema operativo. Si no tienes el ordenador o dispositivo actualizado con los últimos parches de seguridad, puedes ser víctima de un ataque.

Nota: Ojo con hacer un jailbreak o rooteo de los dispositivos móviles. Todo lo que ganas en funcionalidades lo pierdes en seguridad, por lo que eres mucho más vulnerable a ser atacado que el resto.

2. Navega siempre con seguridad.

Intenta visitar páginas conocidas y seguras donde la URL empiece por https, sobre todo si vas a hacer alguna compra, ésta debe ser segura. Comprueba además que la URL que estas visitando te está llevando a la URL que quieres visitar.

3. Descargas.

Las descargas deben ser siempre de páginas conocidas, aun así mira siempre las valoraciones y comentarios de los usuarios, estas suelen dar mucha información. Si utilizas una Tablet u Smartphone, descarga siempre las APPs de las Markets oficiales.

Nota: muchas APPs piden permisos para acceder a nuestros contactos, fotos, ubicación, etc. La mayoría de ellas no necesitan este tipo de permisos, por lo que debes denegárselo para evitar la usurpación de nuestra información.

4. Ojo con los correos.

Una forma fácil de infectarnos es a través de correos electrónicos. Muchas veces los ciberdelincuentes se hacen pasar por compañías como: hidroeléctricas, telefonía, etc… Adjuntan enlaces en los cuales debemos introducir nuestro nombre de usuario y contraseña y una vez introducidos ya somos víctimas de un engaño.  A veces pueden incluso enviarnos documentos en diferentes formatos los cuales una vez ejecutamos ya tienen total control sobre nosotros.

5. Conexiones WiFi abiertas

Aunque estarás muy feliz de tener una conexión WiFi abierta, ojo que algunas de estas WiFis son honeypots y lo que están haciendo es copiando o acceder a tus datos.

6. Contraseñas seguras.

Con indagar un poco en RRSS, los ciberdelincuentes pueden recopilar muchísima información acerca de nosotros. Esta información la utilizarán para hacer ataques por fuerza bruta, es decir, probarán todo tipo de contraseñas hasta conseguir acceder a su objetivo, en este caso nosotros. Por tanto no olvides de:

Utilizar contraseñas con al menos 8 caracteres.

Que las contraseñas contengan letras mayúsculas y minúsculas, símbolos y números.

7. Conexiones cifradas VPN.

Si quieres conectarte a tu casa, oficina, trabajo de manera segura para poder acceder a tu ordenador, servidores, discos duros de red NAS, etc… Debes de emplear una conexión cifrada o VPN (Red Privada Virtual), ésta permitirá que tus datos vayan cifrados fuera del alcance de intrusos, pero ojo que no todos los servicios VPN que se ofertan son de fiar.

8. Puertos abiertos en el router.

Tanto en casa como en la oficina, abrir los puertos del router es una práctica común y a veces necesaria, pero es a la vez un muy alto riesgo puesto que se están exponiendo a cualquier intruso que circule por internet, los servicios que hemos abierto (Escritorio remoto, servidor NAS, Camaras IP, etc). Lo ideal es utilizar conexiones VPN y no abrir puertos.

Si quieres saber más acerca de ciberseguridad, o simplemente cómo proteger tus equipos de casa o trabajo, te aconsejamos que acudas a una fuente fidedigna cómo es el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) https://www.incibe.es/

Ahí tienes desde múltiples consejos, información actualizada y herramientas de protección.