La digitalización de las transacciones está haciendo más difícil que podamos controlar a hackers y estafadores digitales.

 

En los últimos tiempos han aumentado las transacciones por internet y, por tanto, los fraudes y las estafas digitales. Desde vender algo por una web o aplicación de segunda mano y que nunca llegue el dinero o incluso buscar empleo y ser contactado por una agencia falsa que nos promete el trabajo de nuestros sueños, pero a la que debemos abonar una cantidad para realizar el papeleo…

Y estas son de las más clásicas, pero en un mundo cada vez más digitalizado, los malos también están encontrando formas cada vez más sofisticadas de realizar fraudes.

Cada uno puede intentar cuidarse por su cuenta pero es muy difícil no caer, como también es muy difícil quedarse al margen del mundo digital. Por lo tanto, nuestra forma de actuar ha de ser igual que en el mundo real y tener el mismo cuidado con todo.

En VITRIKO ofrecemos auditorias de ciberseguridad para empresas y particulares, no dude en contactarnos.

7 pasos para mantener a salvo nuestro dinero en Internet y evitar los fraudes digitales.

 

  • Evitar compartir contraseñas de un solo uso (OTP) ni escanear códigos QR desconocidos. Una de las formas más fáciles de perder nuestro dinero es compartiendo OTP con desconocidos o escaneando códigos QR que no estén verificados. Tanto los QR como las OTP deben ser utilizados para dar dinero y nunca para recibir dinero.

 

  • No entrar en links desconocidos. Antes de entrar en un enlace, debemos comprobar donde nos dirige, poniendo el ratón encima sabremos si nos lleva al sitio original o no. (Haga la prueba en este enlace, en la parte inferior del navegador tiene que mostrarle a donde le dirige.) Aunque a veces esto no es suficiente. Los hackers pueden mandarle un correo falso con apariencia de uno del banco y nosotros confiados clicamos sin conocimiento. Siempre hay que comprobar el remitente y ver que es el email oficial para evitar los fraudes digitales. 

 

  • No guardar los datos de la tarjeta. Muchas personas tienen la mala costumbre de guardar los datos de las tarjetas en distintos sitios y aplicaciones. Esto es una práctica que debemos evitar ya que así estamos siendo más vulnerables a cualquier ataque o estafa digital. Puede que en esos sitios también tengamos almacenados datos como el teléfono, la dirección… ¡Imagínate si alguien puede tener acceso a todos esos datos juntos!

 

  • Protege tu tarjeta SIM. La banca online está a la orden del día y acceder desde tu smartphone es lo más normal del mundo, por eso proteger tu tarjeta SIM es muy importante. En menos de media hora podrían clonar tu tarjeta SIM y con ella podrían recibir los SMS de confirmación del banco para cualquier transacción.

 

  • Cuidado con los pagos “contactless”. Debemos tener cuidado con los pagos “sin contacto” ya que estos no necesitan de un PIN de verificación y si perdemos la tarjeta o nos la roban podríamos tener problemas. Además, últimamente los bancos han aumentado el límite de pago sin PIN, lo que aumenta también el riesgo.

 

  • Todos los datos son importantes. No solo los datos financieros son importantes, debemos proteger cualquier dato personal que pueda usarse de forma indebida. Debemos evitar compartir información personal en las redes y otras webs públicas.

 

  • Al mínimo susto. Debemos comunicarnos con el banco de inmediato si somos víctima de un fraude o estafa digital. Aunque esto no quiere decir que el banco nos vaya a devolver el dinero inmediatamente. La responsabilidad depende del lugar donde se produjo el fraude digital. El banco se hace responsable por el uso fraudulento de la tarjeta o si se ha clonado en su cajero automático. Sin embargo, el cliente es responsable si la estafa digital se produjo por haber compartido contraseñas OTP, PIN o cualquier dato que de acceso.

 

Abrir chat